Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 29 de octubre de 2017

Bluebird

Quizá esté cansada de estar rota, de ser cicatriz, de rascar en la herida para sentir algo, sentir dolor, sentir que alguna vez estuvo viva más allá de esta anestesia sentimental, de este mutismo selectivo, de este miedo atroz que le paraliza y le consume. 

Quizá esté cansada de cerrar los ojos, de apartar la vista, de enmudecer ante esa rabia sorda que inunda su piel, de ser invisible, de perderse entre el abismo de los lastres que lleva consigo desde que tiene uso de razón. 

Quizá esté cansada de seguir naufragando en los mismos mares donde una vez abrió sus velas. Quizá sea hora de asumir la derrota, de dejar ir los últimos recuerdos que permanecen anclados a proa y volver a surcar, intrépida, inagotable, escandalosa y radiante, cada horizonte. 

6 comentarios:

EliAleDlc dijo...

Estar cansada de lo mismo es la puerta a un nuevo comienzo.

:)
besos

Lurio dijo...

La vida está llena de derrotas, fracasos y parones que nos inmovilizan.
La diferencia está en la forma de continuar una vez asumidos.
Si se aprende, se vuelve a empezar y se es capaz de recordar con una sonrisa (aunque sea un pelín cínica) entonces se convierten en epísodios que nos completan.

Escandalosa y radiante. ¡Qué bien suena eso!

Sophie dijo...

Que hermoso! hoy me identifico muchisimo, en mi caso sí capaz sea hora y ojala tú también puedas hacerlo... muchas gracias por compartirlo

Beatrice dijo...

¡Hola!

Por una parte me parece una entrada muy sincera y, sobre todo, muy dolorosa. Quizás más dolorosa que muchas entradas en las que simplemente sacamos la rabia o la melancolía a flote.
Es inevitable que con el paso del tiempo, se llegue a un punto de (como muy bien dices) "anestesia sentimental", a veces se agradece pero otras simplemente duele más.
Querer quedarse pegado cuando tu propio cuerpo te está indicando "vuela" es luchar contra uno mismo y eso no nos va a dejar despegar nunca...

¡Ánimo! Estoy segura de que tienes tus alas bien preparadas.

Un abrazo

Ehse dijo...

Quizá, si no podemos evitar la derrota, a veces sea cuestión de intentar fracasar mejor. Fracasar de otra forma.

Maara Wynter dijo...

Siempre es un placer leerte cuando me dejo caer por aquí :)

Creo que después de que pase la tormenta, de quedar destrozados y dolernos hasta no poder más llega esa época en la que parece que nuestro corazón se ha helado y no somos capaces de sentir nada. Nada salvo el dolor que aún nos producen esas cicatrices si volvimos a abrirlas.

Nada salvo esa rabia contenida que se esconde detrás de un silencio. Pero tú ya lo tienes, lo he visto en el último párrafo. Toda esa rabia explotará y te hará brillar como nunca. Espero leerlo pronto.

Un besito